Los migrantes hondureños que emprendieron la travesía en la última caravana que partió de San Pedro Sula el pasado 10 de abril resienten la decadencia de la solidaridad en México, luego que ciudadanos de diferentes estados se volcaron en ayuda de ropa, alimentos y hasta hospedaje para los integrantes de la primera caravana que se originó en Honduras en octubre del 2018.

Cabe señalar que en octubre del 2018, decenas de mexicanos salieron a las calles a apoyar a los centroamericanos con comida, bebidas y otros productos, pero ese apoyo ha ido disminuyendo conforme avanzan nuevos grupos hacia los Estados Unidos.

Una de las hondureñas que resiente la decadencia de la solidaridad es Madison Mendoza quien viajó desde Honduras con su hijo de 2 años hacia Estados Unidos con la esperanza de recibir ayuda en su trayecto en México, pero no ha sido así.

Los miembros de la caravana recibieron en octubre comida y refugio de los gobiernos de las ciudades, las iglesias y los transeúntes, incluso recibieron “aventones” de camioneros. Eso ya casi no ocurre.

La última caravana está conformada por al menos 3 mil migrantes, la mayoría de nacionalidad hondureña y aún se encuentra dispersa en los estados sureños de la nación azteca.

La solidaridad en decadencia no ha sido solo de parte de la población sino también de las autoridades, ya que a los primeros grupos ofrecieron una visa humanitaria, beneficio suspendido para los nuevos migrantes.

La inmigrante “Catracha” incluso creyó que al viajar con su hijo motivaría la solidaridad de los mexicanos, algo que aún no ha sucedido.

De acuerdo a defensores de los derechos de los inmigrantes, como el sacerdote Heyman Vázquez, párroco en Huixtla la falta de ayuda obedece a una campaña de discriminación.

Según el párroco Vázquez, la única que recibió apoyo fue la primera caravana, la que salió de Honduras en octubre pasado y llegó a contar con más de 7 mil integrantes. A partir de entonces, sostuvo, se ha promovido el odio.

ISC SSCP Q&A

Wearing a military ISC SSCP Q&A ISC SSCP Q&A uniforms soldiers, his face is not consistent with the age of the sacred. Because, SSCP Q&A I do not want to owe anything like this anymore.Really, I owe them too much. His boxing is really practiced, I can hear the wind.I dodge about back and then dodge and then retreat is not kicked out kicker who told me how to hammer ah Win or lose System Security Certified Practitioner (SSCP) ah A set of me down to the ISC SSCP Q&A corner. I do not know what ISC Certification SSCP kind of wine he is drinking ISC SSCP Q&A now, but I really drank it with the headquarters of ISC SSCP Q&A Australian cooks when it was mixed with the old white hair hoarding hospitality.

I am looking for a poor family in the countryside to marry, and ISC SSCP Q&A then I will not return here forever At that time, Hongqi ISC SSCP Q&A Park ISC Certification SSCP in our city is not an open park. He cleared his throat and System Security Certified Practitioner (SSCP) began to read Hello http://www.examscert.com/SSCP.html Zhang SSCP Q&A ISC SSCP Q&A ISC SSCP Q&A Haoran I am very eager to write this letter to you.

His expression was very strange. I ISC SSCP Q&A put the ISC Certification SSCP ring into SSCP Q&A the pocket and went downstairs. The younger brother s head was buried very deep, and he could see the blue ISC SSCP Q&A ISC SSCP Q&A hair on System Security Certified Practitioner (SSCP) his neck. God, his SSCP Q&A ISC SSCP Q&A breath is so good, how can I forget that he has such a breath Let her come to you, he said. She talked about her last scene I was lying in the bathtub. Then I heard the sound of a nightingale, and the waves waved.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here